Septiembre 2000
SECCIONES

inicio
archivo
suscripción
quiénes somos
índice
segmentos fijos


ÚLTIMO NÚMERO

contenido


CLUB DE
SUSCRIPTORES


suscripción
museos socios
tarjeta del club

CONTACTO

 

 

 

 

Por Robert Hofstede y Patricio Mena Vásconez
Foto Jorge Anhalzer / Visualfund

Las plantas en el páramo se visten de montañistas

Una de las plantas que pueden vivir a grandes alturas en el páramo: las orejas de conejo (Culcitum sp.). La densa vellosidad de sus hojas y flores, entre otras adaptaciones, le protegen tanto del frío que reina durante buena parte del día como de la intensa radiación ultravioleta propia de las partes altas de las montañas ecuatoriales.

A nuestras montañas no podemos subir lluchos: para el frío, el viento y el sol usamos chompas, gafas, gorras, protector solar... Las plantas hacen lo mismo, lo que ha generado en el páramo una diversidad vegetal sorprendente; es como si cada planta tuviera su propio equipo de montaña.

Los Andes son relativamente jóvenes. Hace 10 millones de años los Andes ecuatorianos no existían, mientras que los Alpes y los Himalayas ya eran macizos nevados. Cuando empezaron a levantarse los volcanes se formó la cordillera andina en un tiempo comparativamente corto. Entonces la vegetación que cubría el Ecuador era propia de tierras bajas. Sus plantas no podían soportar el clima que se estaba generando en las alturas; así empezó un proceso de adaptación: adquirieron un equipo de andinismo. Aparte de la evolución vegetal propia del lugar también entraron especies del norte (Norteamérica) y del sur (Chile y Argentina), que ya conocían este clima y sabían sobrevivir en las alturas. Antes de que se formaran los Andes no podían llegar a nuestra región porque todo era bajo y caliente. Hoy en día, de todas las especies de plantas en el páramo, la mitad evolucionó aquí mismo (el origen es tropical) y la otra mitad se originó en zonas templadas.

¿Cómo es el equipo de montaña de las plantas en el páramo? Si las observamos notaremos un sinnúmero de adaptaciones para proteger sus órganos vitales. El mejor equipado es, sin duda, el frailejón. Cuando este símbolo del páramo empezó a evolucionar con el levantamiento de los Andes, era como un muchachito ansioso en el almacén de andinismo: compró todo. Primero, el frailejón tiene su punto de crecimiento (el meristemo, la parte más vulnerable de una planta) elevada un par de metros sobre el suelo para evitar en las noches la congelación, que es más fuerte abajo. El meristemo está empacado y protegido contra frío, rayos solares y viento dentro de las hojas maduras que están en el centro de la roseta. Estas hojas tienen muchos pelitos blancos, color que refleja al máximo los rayos solares y protege las partes vitales de quemaduras fisiológicas. Además, dentro de este vello hay una capita delgada de aire, para que al nivel de la hoja no haya viento sino un buen ambiente de manera constante. Finalmente, las células de las hojas de los frailejones tienen un componente químico que evita el congelamiento del líquido dentro de la planta (como el anticongelante de un radiador).

Hasta las partes muertas del frailejón le ayudan en el ambiente hostil del páramo. El tronco está cobijado por hojas muertas que aíslan del frío a los canales de transporte. Dentro de esta capa de hojas muertas crecen raicillas para aprovechar la descomposición de las hojas. Así la planta recibe un poco de nutrición extra, sabiendo que del suelo es muy difícil conseguir suficiente.

Por todo esto, el frailejón es fascinante, pero otras plantas menos famosas también tienen adaptaciones interesantes. La achupalla, que crece en todos los páramos, también protege su meristemo dentro de una roseta de hojas maduras. No tiene vello sobre las hojas pero sí una lámina grasosa con el mismo propósito. No forma un tronco pero tiene una estaca larga para levantar sus flores y semillas. Aparte de estas rosetas gigantes, hay un gran número de rosetas pequeñas (achicoria, valeriana, diente de león, etc.) que de algún modo emulan algunas características del frailejón y la achupalla.

inicio - archivo - suscripción

CONTENIDO REVISTA 9

 

portada inicio archivo subscripción inicio portada archivo subscripción